QUIÉNES SOMOS Y QUÉ HACEMOS

'Crear trabajo y beneficios, por medio, de una empresa de ecoturismo bien organizada que permita conservar el bosque para el futuro, respetando los valores de los socios y de la comunidad'

En 1976,  a raíz de la reforma a la ley agraria, un grupo de familias campesinas sin tierras, decidieron comprar las terrenos que ahora forman parte de la Reserva Santa Lucía. Ellos formaron una cooperativa agrícola y comenzaron a limpiar zonas de la selva para convertirlas en cultivos. Vivir y trabajar en el bosque era muy duro; los suelos empinados, los mercados muy lejanos, pero satisfactorio para las familias quienes por primera vez tenían un pedazo de tierra. Ellos fueron capaces de ganarse la vida.

Sin embargo, después de un tiempo de ser deforestado, la tierra del bosque nublado se degradó rápidamente, y los problemas ambientales resultado de la agricultura  se hicieron evidentes.  En 1988, la zona fue declarada parte del Bosque Protector haciendo que la caza y la tala sean ilegales, lo que amenazaba a las familias en su sobrevivencia. Los miembros de la cooperativa comenzaron a buscar otras formas de ganarse la vida con su tierra y en los 90, decidieron, que el ecoturismo les permitiría proteger el bosque y generar ingresos. En 1999 comenzaron a construir la cabaña con madera de árboles caídos, se construyeron senderos dentro de la reserva, con la preciada ayuda de voluntarios, y otras organizaciones como: Maquipucuna, Rainforest Concern  y Quest Overseas del Reino Unido, así nació el proyecto de ecoturismo.

Santa Lucía HOY

Comunidad

En una zona de escaso empleo, nuestro objetivo es proporcionar puestos de trabajo y un modesto ingreso para sus miembros, así como; para otras personas de la localidad. Nos aseguramos que la gente local reciba constante capacitación, y pueda desempeñarse en cualquier puesto de trabajo dentro de la organización, por esta razón estamos orgullosos de decir que Santa Lucía es una verdadera comunidad capaz de administrar sus propios recursos. Nos esforzamos por ampliar beneficios a la comunidad, a través de: Nuestras prácticas de trabajo, educación ambiental, y el programa de voluntariado. Creemos que Santa Lucía es un modelo, tanto a nivel local, como internacional, de lo que se puede lograr en términos de conservación, empleo sostenible y desarrollo de una comunidad organizada y manejada por su propia gente.

Conservación

A pesar de la ley preventiva de legislación, la caza y la invasión de tierras para la agricultura, es común en las zonas del Bosque Protector en el Ecuador. Lo que marca el éxito de Santa Lucía es que la comunidad local respeta los límites de la reserva, la gente no caza, ni tala los bosques. Además, a través del programa de reforestación, y con el apoyo de voluntarios hemos plantado árboles nativos en veinte hectáreas de tierras degradadas en la reserva.

Más información

Por favor, consulte el siguiente documento para más información:

TOP